¡No, Suzuki, no!

Suzuki Vitara

Estamos en 1.989 y, mucho antes de la actual oleada de inútiles SUV´s que se ahogan en un charco de agua, Suzuki, una experta en pequeños y económicos todoterrenos imparables fuera del asfalto, presenta el verdadero y auténtico Sport Utility Vehicle, el inolvidable Vitara (también conocido, según mercados, como Escudo, Sidekick y Sunrunner).

¿Qué pretendía Suzuki con él? Pues “asfaltizar” el SJ/Samurai. Sí, tal cual. Si bien el SJ era imparable fuera del asfalto, en la “marea negra” estaba muy penalizado, y mucha gente ya lo compraba sin pensar en meterlo alguna vez “fuera de los negro”, dejándose llevar por su estética simpática, su formato lúdico (en una época, los ´80, donde DE VERDAD HABÍA COCHES LÚDICOS, porque no había estúpidas normativas que los coartasen) y su pequeño tamaño exterior, perfecto para la ciudad. A mi el SJ es un coche que me encanta y que siempre me ha tenido enamorado. Pero estar siempre en el asfalto es un suplicio para él, no fue diseñado para eso. Y claro, aparecen sus limitaciones, con un motor un poco justo para carretera abierta (no digamos ya los SJ410…), un confort bastante “ausente”… ¿Qué consiguió el Vitara? Rozar la perfección. Mantuvo un tamaño recortado, perfecto para ciudad, disponer de un motor de más potencia con el que estar a la altura en carretera, venir mucho mejor acabado y con muchas mayores posibilidades de equipamiento, ser mucho más cómodo a su volante en carretera… ¿Y en campo? No es tan “comemontes” como su hermano pequeño, pero bajo su más cuidado traje escondía unas transmisiones de todoterreno DE VERDAD. Sus principales hándicaps para campo tal como salía de fábrica (hándicaps entonces, que comparado con lo que hay hoy en el mercado, los hace morirse de vergüenza a todos) eran mucha menor altura libre y neumáticos mixtos más enfocados al asfalto. Ambas cosas muy fáciles de solucionar para el que quisiera meterse al campo con aspiraciones serias, levantarlo un poco y mejores neumáticos. Para rutas normales, salía perfecto de origen. Y os lo digo con conocimiento de causa. También tenía una reductora bastante larga para uso de campo fuerte, pero había, y hay, kits para acortarla. Pero, sí, había reductora, como debe de ser.

Todoterreno Vitara

Y todo ello, todo, sin perder el carácter lúdico del SJ.

Para finales de 1.990 apareció la versión de 5 puertas. Porque el Vitara, debido a su recortado tamaño, tenía el mismo problema que su hermano pequeño el SJ, ser 4 plazas y no disponer prácticamente de maletero. Y si en éste estaba el SJ Largo, el Vitara dispuso de versión larga (aunque siempre cerrada) con 5 puertas, 5 plazas y maletero.

Con todo ello, y hablando de nuestro mercado (donde Santana lo empezó a producir en el ´90), el Vitara fue líder de ventas entre los todoterreno en innumerables ocasiones. Fue un coche que nunca dejó de evolucionar bajo su piel, con más mecánicas más potentes (incluso un pequeño V6 24vde 2 litros), motores diésel, mejores acabados… pero siempre con su fresca imagen (salvo muy pequeños detalles).

A finales de 1.996 del Vitara corto derivó un nuevo concepto de vehículo, un 4×4 pequeño, biplaza, con toques deportivos (sí, eso que tanto se lleva ahora…) pero que podía ir al campo sin problemas, el X-90. Y podía porque era simplemente eso, un Vitara 3p, tal cual, con una nueva carrocería.

Suzuki X-90

En 1.998 Suzuki presenta un hermano mayor del Vitara, conocido como… Grand Vitara, claro está. Se hace más serio, un poco más grande, más lujoso, pero sigue estando disponible en ambas carrocerías (la de 3 puertas con la opción de seguir siendo descapotable) y con la filosofía básica del Vitara intacta.

Suzuki Gran Vitara

Pero Suzuki ya tenía en mente la muerte del Vitara, y el Grand Vitara venía en realidad a sucederlo. Aunque no en todos los mercados, pues por ejemplo Santana lo siguió produciendo hasta 2.004, en que vencían los acuerdos con Suzuki, y aquí en España lo pudimos seguir disfrutando, y a pesar de sus años seguía con muy buenos niveles de ventas. Normal.

Y cuando ese acuerdo finalizó, lejos de morir, el Vitara se transformó en los Santana 300 (3 puertas) y 350 (5 puertas), siguiendo vivo hasta principios de 2.011, en que Santana nos dijo adiós. En ese momento muchos nos apenamos, pues desapareció un coche casi inigualable.

Santana 300

Su hermano mayor, el Grand Vitara, siguió evolucionando, y a finales de 2.005 apareció su 2ª generación, la cual, tras 9 años de vida, está dando sus últimos coletazos. También disponible, como debe de ser, con ambas carrocerías corta y larga (aunque ya sin opción descapotable), es un SUV actual con todas las letras, con un confort en viajes perfectamente unido a un destacable rendimiento en campo, pues bajo su traje sigue habiendo un 4×4 de los de verdad. Y después de haber podido disfrutar de uno de 3 puertas, os lo aseguro, es un coche increíble para un verdadero uso mixto, pues cumple muy bien en ambos aspectos, lo cual no es fácil de conseguir.

Gran Vitara 5 puertas

Pero hace pocos días, y tras haber visto antes fotos de los vehículos de pruebas cargados de camuflaje y filtraciones que nos asustaban, ha aparecido la 1ª imagen oficial del nuevo Vitara (ahora ya sin el Grand) y es… ¡abominable! Se podrá ver en vivo en Octubre, en el Salón de París, aunque evitaremos mirarlo para no estropear nuestros ojos y echarnos a llorar.

Nuevo Suzuki Vitara

Derivado del concept IV-4, con pocos cambios, éste será el sustituto del vehículo que veis un poco más arriba. Yo, sinceramente, no lo entiendo. Parece el mismo tipo de vehículo que el S-Cross (cosa “difícil de mirar” también, con rasgos exagerados y sin razón, gustándome mucho más estéticamente el anterior SX4) sólo un poco más grande (esto ya parece Audi…) y creo que pisándose bastante en el mercado.

Hasta ahora el Vitara/Grand Vitara tenía un enorme compromiso que solventaba con asombrosa facilidad, pues se desenvolvía más que perfectamente en carretera, pero siendo un todoterreno con todas las de la ley en el campo.

Y ahora Suzuki se nos cae con todo el equipo (como hizo Porsche en 1.998, y eso jamás se lo perdonaré). El nuevo Vitara pasa a ser un S-Cross un poco más grande, ya no habrá la bonita y útil versión de 3 puertas (sniff…) y ¡se podrá pedir sólo con tracción delantera! Y más aún, ¡adiós a las reductoras! Traducido, adiós al concepto del Vitara, el que le hizo famoso e inigualable hasta ahora, transformándose en uno más de tantos “trastos” que pueblan nuestras carreteras. Ya sólo será un coche de asfalto, sin personalidad, como tantos otros…

Sí, Suzuki sigue teniendo en su gama un todoterreno puro, el Jimny, el heredero del mítico SJ (aunque ¿durante cuánto tiempo?). Y si bien es un coche magnífico (a mi me encanta), las limitaciones respecto al Grand Vitara son evidentes. Ambos coches son necesarios. Y esta jugada de Suzuki entra perfectamente en nuestro artículo De cómo las marcas se ríen de su prestigio, que puedes leer aquí. Porque es lo que acaba de hacer. Porque Suzuki, si quieres hacer ese tipo de coche, un complemento un poco más grande del S-Cross, hazlo, son más ventas. Pero no mates al magnífico coche que tenías en tu gama. No mates su concepto, lo que lo hacía prácticamente único. Y, sobre todo, no te rías de tu prestigio ni insultes un nombre histórico cuya historia seguía creciendo. Hasta ahora.

Suzuki, para mi, acabas de quedar crucificada igual que quedó Porsche en 1.998. De ti me despido con un hasta siempre.

 

Anuncios