En memoria del olvidado

san marino

Continuamos con efemérides, en este caso no tan celebrativas. En estos días, 29-30 de Abril y 1 de Mayo, se cumplen 20 años (ya…) del “maldito” Gran Premio de San Marino de 1.994, en el rápido Autódromo Enzo y Dino Ferrari de Ímola. Como todo buen aficionado sabe, hubo un antes y un después en la Fórmula 1.

Algunos os preguntareis el porqué del título. Evidentemente, ningún aficionado olvida este Gran Premio. Y si se dice “Ímola 1.994”, la mayoría enseguida dirán “Ayrton Senna”. Pero, ¿cuántos acertarán a decir también “Roland Ratzenberger”? Estoy seguro que no demasiados… Por eso también el redactar hoy esta entrada, cuando hace justamente 20 años del 2º día de Gran Premio y, por ende, 20 años de la pérdida de dicho piloto. Roland, de 33 años, ya había participado en cinco ediciones de las 24 Horas de Le Mans (1.987, 90, 91, 92 y 93, alcanzando el 5º lugar en esta última) y estaba empezando a disfrutar de su sueño, llegar a la Fórmula 1, habiendo firmado por un nuevo equipo británico, Simtek. Era la tercera carrera de su sueño (no habiéndose clasificado para la primera en Interlagos, pero llegando a terminar undécimo en la segunda, en Okayama).

¿Quiero con ello quitarle importancia a los 20 años de la muerte de Senna? Para nada, por supuesto. Deportivamente hablando, la pérdida de uno de los mejores pilotos de la historia de la Fórmula 1 fue un hecho terrible. Esta entrada va dedicada a ambos. Descansen en paz.

san marino 1

san marino 2

Antes dije “maldito” Gran Premio de San Marino de 1.994. Pero no fue sólo por estas dos pérdidas. Está claro que ese año lo había mirado un congreso de tuertos, porque hubo muchos más incidentes, con heridos de distinta consideración. Haremos un resumen:

Viernes 29 de Abril: En la primera sesión de calificación, un joven Rubens Barrichello se fue largo con su Jordan en la curva Variante Bassa a 225 km/h y el piano lo lanzó, literalmente, por los aires (es increíble, parecía tal cual una lanzadera), estrellándose lateralmente contra la parte superior de la barrera de neumáticos y dando luego varias vueltas de campana hasta quedar cabeza abajo y con Barrichello inconsciente en su interior. Resulta, dejémoslo en curioso, ver a los comisarios empujar enseguida el Jordan para darle la vuelta, mientras la cabeza de Rubens “se pegaba un meneo de cuidado”. Al día siguiente volvió por el circuíto con un brazo enyesado y la nariz rota.

Sábado 30 de Abril: En la sesión final de calificación, cuando iban 20 minutos, Roland Ratzenberger intentaba con su Simtek dar su vuelta rápida. Cuando llegaba (ironías del destino…) a la curva Gilles Villeneuve, su alerón delantero se desprendió (presumiblemente por posibles daños de un pequeño incidente en la vuelta anterior) a más de 300 km/h, por lo que le fue imposible tomar la curva, chocando casi defrente contra una barrera de hormigón. La célula central de seguridad quedó prácticamente intacta, pero su cuello no soportó la enorme deceleración, provocándole una fractura en la base del cráneo que le mató casi en el acto. Se le trasladó al Hospital Maggiore, de Bolonia, donde a las 14:15 certificaban su muerte.

Domingo 1 de Mayo: Carrera.

  • 1ª salida: En la salida de la carrera J.J. Letho ahogó su Benetton. Pedro Lamy no lo vio y lo golpeó, haciendo que se desperdigaran por la pista piezas y trozos de ambos coches. Algunos trozos saltaron por encima de la valla de seguridad, causando algunas heridas a nueve espectadores. Evidentemente salió el coche de seguridad pero, en lugar de repetir la salida, la carrera se relanzó cuando el safety se retiró. Senna iba primero y, dos vueltas después, a su llegada a la curva de Tamburello, ocurrió lo que todos conocemos. La dirección de su Williams se rompió (recordar que la barra de dirección se había cortado y vuelto a soldar, ya que Senna no se sentía muy cómodo con la postura de conducción) y siguió recto hasta chocar contra el muro de protección con su lateral derecho. Las imágenes de los equipos médicos atendiéndole en plena pista son inolvidables. Al igual que a Roland, se le trasladó en helicóptero al Hospital Maggiore. Se dieron las 14:17 como hora oficial de su fallecimiento.
  • 2ª salida: A diez vueltas del final, Michele Alboreto salía por la calle de boxes, cuando la rueda trasera derecha de su Minardi se soltó, golpeando a dos mecánicos de Ferrari y a dos de Lotus, con heridas de diversa consideración.

Como dije, hubo un antes y un después de este Gran Premio. Además de la reactivación de la Asociación de Pilotos, tras 12 años sin actividad, se revisó completamente la reglamentación de seguridad de los coches para la siguiente temporada, 1.995. Fueron coches completamente nuevos, debido a los grandes cambios, mejorando, mucho, la seguridad. Ha habido fuertes accidentes en estos 20 años, y no hemos tenido que volver a lamentar la pérdida de algún piloto en un Fórmula 1.

Anuncios